Joe Crepúsculo es uno de los mejores representantes estatales del pop raruno que cultivaron/cultivan grupos como Astrud o Hidrogenesse.
Con una característica voz desganada y descuidada, y una música a la que superficialmente se le podría poner también el segundo adjetivo, pero que detrás del lo-fi esconde capas sonoras más sutiles y unas letras brillantes que lo convierten en alguien inimitable, como así lo afirman en Mondosonoro.
En 2008 salió su primer “Escuela de zebras”, seguido de “Supercrepus” (2008), y ya no ha parado desde entonces con “Chill-out” (2009), el recopilatorio “Nuevo ritmo” (2011), “El caldero” (2012), “Baile de magos” (2013), “Nuevos misterios” (2015) y el último y recién “Disco duro”, editado este mismo 2017.